Pinturas de István Sándorfi



A los 12 años empezó a hacer óleos. En sus primeros dibujos de 1956 aparecían revolucionarios vistos desde la ventana de su casa en Kispest, saliéndole tan perfectos que su madre escondió estas obras.


Desde los 1970 durante 15 años se utilizaba a sí mismo como modelo, siendo la principal causa de ello que le fastidiaba la presencia de otros mientras trabajaba en sus obras. Sin embargo no sólo alejaba a las personas de su alrededor sino también a la luz natural. Su primera exposición fue en una galería de París, a los 17 años. Estas pinturas las dibujaba con bolígrafo, y eran retratos generando efectos de fotografía.


En 1973 se celebró su primer exposición importante en el Museo de Artes Modernas de París. Desde entonces varias galerías extranjeras competían por exponer sus obras, así que más tarde sus pinturas tuvieron lugar en pinacotecas de Copenhague, Roma, París, Múnich, Bruselas, Basilea, Nueva York, Los Ángeles y San Francisco.


El estilo de su obra mezcla una técnica realista meticulosa, con elementos surrealistas que provocan que su trabajo sea reconocible al instante..


De 1994 a 2001, sus pinturas fueron expuestas en las mejores galerías de Nueva York.


Durante quince años ha pintado una serie de autorretratos, que eran de carácter agresivo y teatral, que le dio una reputación mixta. Los críticos han señalado que él escribe "como un asesino." Sus pinturas se han convertido en un verdadero éxito sólo con 1988, cuando el artista abandonó sus imágenes perturbadoras y comenzó a desarrollar la técnica, entrando en las filas de Hiperrealismo.

Comentarios